Sus preguntas sobre el café descafeinado, respondidas

Hay muchas razones por las que puede optar por el café descafeinado y, en muchos sentidos, el café descafeinado es igual que el café normal que conoce y ama. Se elabora con los mismos granos que el café con cafeína y, si se procesa y tuesta adecuadamente, su sabor es igual de sorprendente.

Una vez que llega a su cocina, el café descafeinado puede molerse y prepararse de la misma manera que su taza de café normal de la mañana, y ese inconfundible aroma es prácticamente idéntico.

Dicho esto, el descafeinado tiene una historia totalmente propia. Siga leyendo para obtener respuesta a todas sus preguntas sobre el descafeinado y conocer el fascinante origen y la evolución científica del café descafeinado, además de tener acceso exclusivo a una visita al mundo del café descafeinado de Atlas..


Preguntas rápidas sobre el descafeinado


¿Tiene el descafeinado un sabor diferente?
Cuando se procesa utilizando el método de la caña de azúcar (véase más abajo), el café descafeinado especial conserva la dulzura y los matices de sabor que se encuentran en el café especial normal, por lo que no dude en disfrutar de una infusión descafeinada en taza o en prensa francesa para disfrutar de esas deliciosas notas que hacen que merezca la pena buscar el café especial.

¿Tengo que cambiar los ajustes de molienda para el café descafeinado?
No Si muele granos enteros para cada infusión, puede utilizar el ajuste que mejor se adapte a su método y a sus preferencias, tanto si prepara café descafeinado como si no.

¿Debo preparar el descafeinado de forma diferente?
Eso es otro no Puedes preparar el café exactamente como lo harías con el café con cafeína. Las proporciones y los tiempos varían de un método a otro, pero el nivel de cafeína no es un factor.

¿Es el café descafeinado mejor para mí?
Todo depende de cómo reaccione su cuerpo a la cafeína. Se sabe que hasta 400 mg de cafeína al día son perfectamente seguros para la mayoría de los adultos, pero si el café le produce nerviosismo o malestar, o si su médico se lo ha desaconsejado, el descafeinado podría ser su mejor opción para una deliciosa dosis de café.


La historia del café descafeinado


La historia del café descafeinado es muy parecida a la de la propia bebida: totalmente infravalorada.

En 1819, una de las mayores figuras literarias alemanas de la era moderna, Johann Wolfgang von Goethe, recurrió al científico alemán Friedlieb Ferdinand Runge para que investigara un tema que había fascinado a Goethe durante años: la naturaleza de los granos de café. Goethe era un botánico aficionado y, como tantos otros en su campo, se maravillaba de los efectos vigorizantes de beber café. En palabras del propio Runge «Poco después descubrí en él la cafeína, que se hizo tan famosa por su alto contenido en nitrógeno» A pesar de lo asombroso que fue el descubrimiento de la cafeína, el misterio de la descafeinización seguiría sin resolverse durante casi un siglo.

A principios del siglo XX, en medio de las tumultuosas mareas de una Alemania que cambiaba rápidamente, Ludwig Roselius trabajó para vengar la muerte de su padre. Convencido de que la cafeína era la culpable de la muerte de su padre, que bebía mucho café, Roselius trabajó incansablemente para encontrar una forma de eliminar la cafeína del café. El destino quiso que su avance se produjera por pura suerte. Ludwig recibió un cargamento de café rescatado de un naufragio y, aunque un poco salado, el brebaje carecía de cafeína. El caso se abrió de par en par, y poco después se resolvió el misterio de la descafeinización. Ludwig Roselius patentó su descubrimiento y fundó la primera empresa de café descafeinado en 1906.


Métodos modernos de descafeinado para el amante del café moderno


Hoy en día, el 12% del café que se consume es descafeinado. Y al igual que el café se prepara de forma diferente en todo el mundo, también existen diferentes métodos para descafeinar el café.

Con más de 1.000 compuestos químicos naturales que conforman el delicioso elixir que llamamos café, extraer únicamente la cafeína es un proceso complicado y largo. Desde que el método de Ludwig Roselius fue desmantelado por utilizar benceno, ahora un conocido carcinógeno, se han desarrollado varios métodos más nuevos y exponencialmente más seguros para extraer la cafeína.

Método del CO2

El proceso de descafeinización más reciente, el método de CO2, utiliza el poder del mismo compuesto que hace que los refrescos sean efervescentes para extraer la cafeína del café. Los granos de café verde rociados con agua se introducen en un extractor que absorbe la cafeína y deja el resto de las bondades del café listas para ser tostadas.

Proceso del agua

El Swiss Water Process se desarrolló por primera vez en la década de 1930, pero debido a su coste, el método no fue comercialmente viable hasta 1988. A día de hoy, ¡sólo existe una instalación del Proceso Suizo del Agua en el mundo! El proceso de agua de montaña sigue pasos similares, pero se lleva a cabo en México. Estos métodos implican primero el remojo del café verde en una cuba de agua para crear un extracto de café verde. A continuación, el extracto de café verde se filtra a través de carbón activado. Por último, se añade un nuevo lote de café verde al líquido filtrado, y como el líquido está inundado con el extracto y el carbón, lo único que puede eliminar de los nuevos granos es la cafeína.

Proceso de la caña de azúcar

Por muy refinado que sea el mundo de la descafeinización, muchos métodos siguen produciendo una taza más plana que carece del mismo sabor que las variedades con cafeína. El proceso de acetato de etilo de caña de azúcar es un método popular porque podría decirse que es el que mejor conserva todo el sabor de un café determinado.

El acetato de etilo (E.A) es el mismo compuesto natural que se encuentra en el vino, la cerveza, la fruta y las verduras. Elaborado mediante la fermentación de la melaza de la caña de azúcar, este método se conoce como proceso natural y produce una taza con mucho cuerpo y una suave acidez.

Para empezar, el café verde se pone en remojo en agua. Una vez que los granos están hinchados de agua, se utiliza E.A para lavar el café. El E.A disuelve la cafeína dejando el resto del café perfectamente intacto. La melaza fermentada que está presente de forma natural en el E.A ayuda a producir una taza más dulce y con más sabor: nunca sabrás que estás bebiendo café descafeinado.


La vuelta al mundo del café descafeinado


Hay un mundo de café por descubrir, desde Papúa Nueva Guinea hasta Perú, desde Burundi hasta Brasil… y Atlas Coffee Club acaba de lanzar una opción especial de descafeinado. Así, los amantes del descafeinado pueden viajar por el mundo del café y explorar lo que hace que el café de cada país sea único y delicioso, empezando por Etiopía.

Conocida como la cuna del café, Etiopía es el lugar perfecto para comenzar su viaje de café descafeinado con Atlas. Las plantas de café silvestres han crecido de forma natural en Etiopía durante miles de años. Según la leyenda, alrededor del año 850 d.C. un pastor de cabras llamado Kaldi notó el efecto energizante que algunas bayas parecían tener en su rebaño. 50 años después, los escritos árabes hacen referencia al consumo de café como bebida en Etiopía, y desde entonces ha sido vital en muchos aspectos de la cultura etíope.

Hoy en día, cerca de la mitad del café que se produce en Etiopía es disfrutado por los propios etíopes, y la «ceremonia del café» es el comienzo tradicional de importantes eventos sociales. Etiopía cuenta con más de 1.000 variedades naturales y es famosa por producir uno de los cafés de mayor calidad del mundo

Descafeinado mediante el Proceso de Agua de Montaña, este café es un producto imprescindible para los amantes del descafeinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.